fbpx

banish procrastination

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hoy me desperté con preguntas, así que no esperen un posteo muy acabado, más bien es un llamado a reflexionar conmigo, y cualquier idea al respecto será más que bienvenida.

Me pregunto por qué procastinamos nuestras prioridades.

Quizás tenga mucho que ver con que me desperté ansiosa de hacer yoga, ya que hace semanas que no practico, esperando atenta el mail semanal de mi profesora. Y cuando lo abro, leo esto.

“Be sure you are not creating a stressful situation to struggle through and calling it your life.”

Justamente, estoy súper estresada, atrasada con trabajo y otros menesteres domésticos. Y entonces me pregunto, por qué?

Por qué no pongo prioridad en esas “simples” cosas que anoté en un papel hace unos cuantos meses?

★ Tesis!
★ Sucesión
★ Health (teeth)
= yoga!! =

Garance Doré

Hice algunos avances en este sentido, sin dudas, en algunos ítems más que en otros, pero definitivamente no están obteniendo mi foco y energía para llevarlos adelante lo más efectivamente posible.

Quizás sea porque no son objetivos simples, si no aspiraciones un poco más conceptuales y complejas. Bueno recibirme es simple, terminar la tesis es simple, debería ser algo que puedo liquidar en menos de un mes.

La sucesión está fuera de mi control mayormente, pero el paso uno, el que necesito dar ahora para elegir abogado nuevo y retomar el proceso, ese no lo doy hace medio año. De hecho, recién ahora me propuse que ese era el primer paso, estaba esperando ver a mi abogado, ese que se fue a vivir a otra ciudad sin avisarme y que en dos años y medio avanzó con suerte un 20% del proceso. Ese que me contesta mails una vez por mes. Y que no tiene nada que ganar de verme porque ya sabe que no va a cobrar la sucesión entera. Ese, en serio Cecilia? Pensabas que ahí estaba tu destrabe de esta situación? En fin. Ahora al menos tengo un objetivo más claro para dar un paso certero.

Health. Qué objetivo más amplio, realmente. Comer sano, hacer chequeos médicos anuales, mover el cuerpo. Algunos los hice, otros quedaron a la mitad. Como sano, kind of, pero en vez de bajar los 5 kilos que quería para sentirme mejor, engordé casi 10! Y sigo procastinando empezar dieta y ejercicio!!! En mi defensa (? tuve muchos problemas grastrointestinales este año, gastritis o gastroenteritis, o no sabemos aún qué, porque por supuesto, no terminé de hacer el control médico en ese aspecto.

Ir al dentista, me costó un horror pero lo logré, y ahora me tiene secuestrada con turnos semanales. (BTW Amo a mi dentista, seriamente, la amo. Es la mejor del universo, así que si les cuesta tanto como a mi atender sus dientes, pídanme sus datos que se las paso.)

Y hablando de mi dentista. Ella también me contó lo que le cuesta atender esas cosas que le parecen prioritarias y quiere cambiar. Por ejemplo ir a hacerse ver las arañitas de las piernas, pero se la pasa cancelando el turno con el médico.

Entonces me pregunto. ¿Por qué? ¿Por qué procastinamos tanto nuestras prioridades? ¿Es auto sabotaje? ¿No somos honestos con lo que queremos cuando seteamos esos objetivos? ¿Nos ciega tanto el placer inmediato que somos incapaces de tener metas de largo plazo que requieren trabajo y constancia? O sencillamente, estamos muy ocupados con el día a día para enfocarnos en el big picture?

Con todas estas preguntas en la cabeza, se pueden imaginar que mi sentido del deber se activó con todas sus luces. Así que mi día empezó con desayuno light, yoga, y sentarme a escribir, que no está en la lista corta pero es uno de los objetivos deseados para este año (de hecho tengo un manifiesto para el año, está bueno, otro día se los comparto). Otro en la lista es “Banish procastination”. Suena más aspiracional que real, verdad?


Y porque suena terrible dejar este posteo con preguntas tan abiertas, me dediquéa investigar un poco el tema, y ver qué dicen algunos referentes míos al respecto.

Mark Manson, obviamente primero me recuerda que tanto más compleja es mi procastinación. Por ejemplo, por qué no medito más? O por qué no hago más yoga? Esas dos cosas pueden juntas consumir 20 a 30 minutos de mi día, no más. Por que no hago mis ejercicios simples de cuello y de mano para la contractura y la tendinitis. Diez minutos por día harían una diferencia absimal. Pero no los hago. Y sí, la parte más difícil es empezarlos!

De paso me hizo re-aprender The do something principle! (Mark es para leer over and over again, e ir poniendo en práctica sus enseñanzas.)

Motivation is a result of action.

Es decir, que hacer es lo que te motiva a hacer más. No esperar a inspirarse y tener ganas de hacerlo. Hacer la cosa más pequeña. Como sentarse a meditar 30 segundos, termina siendo lo mismo que quedarse 5 minutos. Ir hasta la biblioteca para estudiar, y ya que estás ahí te ponés a estudiar un poco. Buscar lo mínimo que podés hacer en torno a tu meta, y eso va generando un círculo virtuoso que te lleva a hacer más y más.

Punto dos que me recuerda Mark Manson. Procastinar es humano. Entonces podemos empezar por aceptarlo como parte de uno, y no resistirlo. Y como es humano, tiene dos dimensiones (al menos) relacionadas con las emociones.

The unpleasant feelings outweigh the pleasant ones, and so we avoid the unpleasantness, even if we’re making our lives worse in the process.

Una es que preferimos no hacerlo porque tenemos más sentimientos negativos que positivos sobre la tarea en cuestión. Hasta que hacerla se vuelve inevitable. Como sacar la basura cuando ya es insufrible, para que el departamento deje de oler horrible. Pero claro, no todo lo que procastinamos es tan simple como sacar la basura. Terminar una tesis, mudarse, cambiar de trabajo. Son acciones estresantes, profundamente emocionales, y por eso las evadimos a veces por años, aunque sabemos que nos harían bien y que no hacerlo nos hace sentir estancados.

These are deeply emotional, stressful events. And as such, we go to extreme lengths to avoid them, procrastinating doing them for days, weeks, even months or years, even though we know they’re best for us. We feel permanently stuck.

Procastinar es cíclico, incesante, nos encontramos una y otra vez postergando cosas que si las hacemos nos harán bien, o nos quitarán un mal, o simplemente son nuestra responsabilidad. Y se debe a la otra causa emocional, que está por debajo de la procastinación, el miedo.

This is due to the fact that underlying our worst procrastination is a deep underlying fear that doesn’t go away. Maybe it’s a fear of failure. Maybe it’s a fear of success. Maybe it’s a fear of vulnerability. Or maybe it’s a fear of hurting someone else.

Y acá es donde Mark Manso da su mayor valor, en lo que él llama Mason’s Law.

The more something threatens your identity, the more you will avoid doing it.

Es decir, que cuanto más amenza nuestra identidad algo, más lo evitamos.

That means that the more something threatens to change how you view yourself, how you believe yourself to be, the more you will procrastinate ever getting around to doing it.

Cosas buenas, cosas malas, todo puede amenzar el diálogo interior, el cuento que nos contamos sobre quien somos. Y eso es lo que en última instancia postergamos. Cambiar. Así que yo agrego que, aparte de miedo a cambiar quién somos, procastinar es una forma de resistencia al cambio.

Por lo tanto, las creencias sobre nosotros mismos son fundamentales a la hora de abordar la procastinación. Primero debemos cambiar cómo nos percibimos, lo que creemos sobre quién somos y quién no somos. Luego podemos adoptar las decisiones, acciones y comportameintos que tanto tiempo evadimos.

Por otro lado, algo paradójico es que cuanto más te importa el resultado, más difícil es alcanzarlo. Y cuanto menos te importa, más fácil es hacerlo. Esto se debe a lo que llamamos snowflake syndrome esta creencia de que somos especiales, especialmente maravillosos, merecedores de todo lo que es bueno en esta tierra, y en el universo ya que estamos, y que nadie es tan maravilloso como nosotros. O que somos sufridísimos, víctimas de nuestras circunstancias, y nadie ha sufrido como nosotros, porque también sirve para los que prefieren victimizarse. Entonces tenemos imágenes mentales propias que son grandiosas, excesivamente ambiciosas, queremos que todo sea tan maravilloso como nosotros. Y ese libro que queríamos escribir, más vale que sea un best seller. O esa tesis que tenés que terminar (o empezar), deberá ser life changing para vos y todos los que la lean.

Cuando lo analizamos por este lado, resulta mucho más fácil entender por qué procastinamos, verdad?

But the more you talk yourself up like this, the more you attach your identity to superlatives like being the “smartest” and “most amazing,” the more any action has the ability to threaten that belief. And because it threatens your newfound belief of being this amazing, perfect little snowflake, you’re less likely to actually go do it than you were before.

Entonces lo que Mark plantea, es pensarse mediocre, en el sentido de promedio, normal, estándar. Ponerse objetivos simples, y esperar lo mínimo posible. De este modo hacer lo que tenemos que hacer no resulta tan amenazador a nuestra identidad, y podemos destrabarlo más fácilmente.

When we let go of the stories we tell about ourselves, to ourselves, we free ourselves up to actually act (and fail) and grow. Define yourself in the simplest and most mundane ways possible. Because the narrower and rarer the identity you choose for yourself, the more everything will begin to threaten you. And with those threats will come the avoidance, the fear, and the procrastination of all of the things that really matter.

Sumate para recibir novedades, recursos gratis y tips de Marketing Digital!